You Are Here: Home » Entrevistas » Entrevista a Maria del Carmen Hernández: “Lo importante para emprender es tener una actitud positiva, seguir luchando y creer en tu proyecto”

Entrevista a Maria del Carmen Hernández: “Lo importante para emprender es tener una actitud positiva, seguir luchando y creer en tu proyecto”

En estos tiempos que corren, la falta de ilusión y la frustración parecen ser dos de los sentimientos más comunes del país, pero hay muchas personas que luchan día a día por hacerse un hueco en el mercado y que, poco a poco, lo están consiguiendo a base de esfuerzo y sobre todo, mucha pasión en lo que hacen.

Hoy os quiero presentar a una de esas personas. Maria del Carmen Hernández (Mamen para los amigos) es una vizcaína valiente y que contagia pasión por su nuevo proyecto “Estimuteca” desde el primer minuto. Tras varios años trabajando en un almacén de una empresa de transporte, a sus 41 años ha decidido dejar ese sector para hacer lo que más le gusta; realizar tratamientos de estimulación cognitiva a domicilio a personas mayores de Castro Urdiales (Cantabria) y Bilbao, para que puedan mejorar su calidad de vida.

 Maria del carmen Hernández estimulación cognitiva

-Hola Mamen. Cuéntanos, ¿cómo surge tu proyecto?

-Mi proyecto nace a raíz de haber estudiado un postgrado en Estimulación Cognitiva y ver que, realmente, lo que me gustaba era trabajar con abuelos y conectar con ellos. No me gusta verles agolpados en una residencia viendo cómo se apagan. Cuando conecté con ellos y vi que les aportaba una ilusión es cuando me planteé que quería estimularles para hacerles un poco más felices y para que tengan calidad de vida en los años que les quedan.

Hacerles la vida más fácil, pero con la idea de que esa persona no se quede aislada por el hecho de ser mayor ; la típica persona que está horas muertas sentadas en un sofá y del sofá a la cama. Lo que busco es que esa persona esté activa el máximo de tiempo posible. Sería una especie de apoyo a los centros de día. Cuando te vas haciendo mayor, surgen los problemas de movilidad. Dependiendo de dónde vivas, no es tan fácil salir a la calle y además, tu círculo de amigos se va cerrando y es más fácil quedarte en casa aislado y solo.

-Antes trabajabas en algo totalmente diferente a esto…

-Por situaciones de la vida, me puse a trabajar en un almacén, que no tiene nada que ver con lo que estudié. En principio era una forma rápida de ganar dinero que no iba a ser para siempre, pero me acomodé a estar allí.

-¿Cómo es ese momento en el que decides dar el paso y cambiar de profesión?

-Viene a raíz de una insinuación que me hicieron en la que me dijeron que “nadie es imprescindible”. En ese momento me planteé que estaba ahí por estar y que quería hacer algo que realmente me gustase. No es tarde. Solo tengo 41 años. ¿Por qué no voy a hacer algo que realmente me guste?

Entonces mi sobrina me dijo “Tía, anímate a estudiar” y otro amigo también me dijo “¿por qué no te animas a retomar los estudios que hiciste?”. Y a raíz de eso, me puse a estudiar otra vez.

-¿Es difícil comenzar un proyecto sola? 

-Es difícil porque todo lo que he estado estudiando lo he hecho mientras estaba trabajando y principalmente porque soy virginal en el mundo del emprendimiento. Siempre he trabajado por cuenta ajena y los cambios hacen que, al principio, te veas un poco perdida pero me estoy moviendo, me daré muchos baquetazos. Por otra parte, tengo que decir ni la edad, ni mi situación de desempleada han sido obstáculos que me limiten las ganas de cambiar.

Lo importante para emprender es tener una actitud positiva, seguir luchando y creer en tu proyecto. Si tu no crees en tu proyecto, ¿cómo crees que te lo van a financiar? No puedes vender bien tu idea si no crees absolutamente en que va a salir adelante.

-¿Con qué apoyos has contado?

-El apoyo que he tenido principalmente ha provenido de toda la gente que me rodea, amigos y familia que me apoyan con la idea. Económicamente hablando estoy mirando modos de financiación a través de Inguralde o Cajas de Ahorro.

-¿Qué has aprendido en estos últimos meses?

-En cuanto a la experiencia de montar un negocio he aprendido a que, si preguntas, ahora hay muchos sitios en los que te informan sobre temas de emprendimiento. A tu puerta no va a venir nadie pero si realmente tienes esa inquietud es cuestión de navegar por internet, seguro que encuentras sitios donde enfocar tus preguntas y dudas. 

En el terreno personal, parecerá raro, pero he aprendido a escuchar. Muchas veces alguien te cuenta algo y sólo te quedas con las palabras. Con personas que tienen una demencia, muchas veces se establece un lenguaje no verbal y, solo con mirarle a los ojos, entiendes lo que te quiere decir. He aprendido a que te puedes comunicar  gracias a una comunicación sensorial y, sobre todo, través de muestras de cariño.

-¿Qué es lo más gratificante que te has encontrado?

-Estoy muy contenta con uno de los abuelos a los que estoy tratando  porque, a pesar del deterioro que tiene, es una persona luchadora, sabe sus limitaciones pero quiere seguir estando activo.

También tengo una anécdota muy curiosa y que siempre me gusta recordar: Cuando estuve trabajando en la residencia de atención a la tercera edad, un día me presentaron a una señora que, por su deterioro, había vuelto a hablar únicamente en su lengua materna, que era el euskera.

Yo, euskera no sé. Ella estaba muy perdida y desorientada, hasta el punto que se pensaba que la habían metido en un manicomio. Yo no podía conectar con ella porque ella había olvidado el castellano como lenguaje. Casi al final del tratamiento, la mujer se puso a cantar una copla de los años 40-50. Yo esa copla me la sabía así que me puse a cantar con ella. Nos miramos y aunque lo único que pude hacer fue cogerle de la mano y decir “Agur, laztana” (adiós, cariño), supe que con la música podríamos haber podido avanzar en la estimulación.

-¿Qué dirías a personas que están desempleadas y sin esperanzas de encontrar trabajo?

-Lo importante es tener una idea y no darse por vencido. No tienes que dedicarte obligatoriamente a lo que has estado haciendo durante años. Cuando has estado muchos años trabajando en una cosa, te piensas que sólo eres útil en ese tipo de cosas y nunca sabes dónde puedes volver a ser útil. Cualquier idea, que sea viable, te puede abrir las puertas al empleo. Evidentemente, trabajar de por sí ya no gusta a nadie, empezando porque te pagan por hacerlo. Eres tú quien paga cuando quieres hacer algo.

Si tienes que crearte tu propio autoempleo, por lo menos, que sea algo que te guste. Yo animo a toda la gente de mi edad que esté en esa situación para que generen autoempleo. Tenemos experiencia, pero la gente que viene detrás también puede estar más preparada a nivel académico y la juventud también ayuda.

-¿Cómo te ves de aquí a corto plazo?

Estoy convencida de que la idea de hacer estimulación a domicilio va a funcionar y me voy a poder ganar la vida con ello y encima voy a disfrutar con ello. Además he descubierto que voy a hacer algo que realmente me gusta y que a nivel anímico me va a aportar una gran inyección de energía, algo que antes no tenía, me limitaba a trabajar, a cumplir un horario y recibir un salario para pagar las facturas.

———————

Estoy segura de que Mamen tendrá un futuro prometedor en este nuevo proyecto. No hace falta más que ver la sonrisa que lleva de oreja a oreja para saber que es una persona que logrará todas las metas que se plantee.

¡Mucha suerte con el proyecto! Te seguiremos de cerca.

Si estáis interesados en contactar con ella podéis escribirle a estimulacioncognitiva@estimuteca.com y os responderá a cualquier duda que tengáis.

 

 

Clip to Evernote

About The Author

Number of Entries : 30

Leave a Comment

Scroll to top